La Gerencia de Urbanismo del Ayuntamiento de La Laguna, que dirige el concejal de Ordenación del Territorio, Santiago Pérez, velará por el desarrollo urbanístico de la ciudad Patrimonio de la Humanidad con edificaciones coherentes y ajustadas a la legalidad. Así lo ha dejado claro este miércoles el edil responsable del organismo autónomo en una rueda de prensa para informar sobre las dos actuaciones planteadas en la calle Manuel de Ossuna y Marqués de Celada “que han despertado cierto interés entre la ciudadanía”.

“Las ciudades históricas y con valor universal deben seguir creciendo, pero con un urbanismo y edificaciones coherentes y de calidad. Eso es por lo que tiene que velar la Gerencia, y si hay que modificar el Plan Especial de Protección (PEP) para intensificar los requisitos de calidad de la edificación contemporánea, se hará”, ha afirmado Santiago Pérez tras exponer los datos recabados por el área sobre el supermercado proyectado en el viejo garaje de guaguas de Marqués de Celada y la noticia difundida recientemente sobre la construcción de un nuevo edificio en el número 44 de la calle Manuel de Ossuna.

Respecto a la actuación en Marqués de Celada, el concejal ha informado de que el proyecto del equipamiento comercial ya ha obtenido la licencia de edificación en el pasado mes de agosto, conforme al PEP, y la licencia comercial preceptiva que otorga el Gobierno de Canarias debido a su envergadura, ocupando 3.200 metros cuadrados de una parcela de más de 4.000.

Si bien ya dispone de estas autorizaciones, “estamos en la obligación de estudiar el asunto a fondo, porque ha suscitado cierta inquietud entre la ciudadanía, para informar con todo el rigor y transparencia a la población” y ante las dudas que se han hallado, principalmente, en los procesos iniciales relacionados con el uso privado que se ha dado a este terreno. “Estamos haciendo una composición de lugar sobre cómo a través del PEP, tramitado y aprobado durante la etapa de Ana Oramas como alcaldesa, se modificó el Plan General de Ordenación (PGO), que preveía para esa parcela un uso residencial, porque esa no es su finalidad, y mucho menos fuera del ámbito de la ciudad protegida. Del mismo modo, analizamos cómo la propuesta del PEP que se aprueba inicialmente contemplaba la construcción de un mercado público para la Villa de Arriba y, cómo después, al límite del procedimiento, se modifica para darle un uso comercial privado”, ha explicado Santiago Pérez.

Aparte de ahondar en la recalificación de la parcela, “también hemos pedido la certificación del registro de la propiedad acreditativa de cuándo, en qué condiciones y cómo se produjo el traspaso de la propiedad de Transportes de Tenerife SL, por un precio de 4,5 millones de euros, a una sociedad constituida con un capital social insignificante y exactamente un mes después de que apareciera ya esta recalificación en el PEP”, ha añadido el concejal.

Respecto a la segunda actuación, relacionada con la construcción de un nuevo edificio en el número 44 de la calle Manuel de Ossuna, ha indicado que lo único que consta es la solicitud por parte de la empresa de una certificación de alineaciones y rasantes, sin presentar en Urbanismo un proyecto pidiendo la licencia de edificación. Ante esta situación, el edil de Ordenación del Territorio ha manifestado que, al igual que con el caso anterior, se analizará minuciosamente una vez se conozcan más detalles para así velar por el cumplimiento de la legalidad.

Santiago Pérez, no obstante, ha recordado que el Gobierno local no puede frenar de forma arbitraria ninguna actuación que cumpla con los requisitos normativos. “Si el proyecto cumple, la concesión de licencia es un acto reglado y, si la Administración se negara, incurriría en una ilegalidad más que indiciariamente constitutiva de delito”, ha señalado.

“La Gerencia de Urbanismo actuará conforme a la ley para garantizar el desarrollo adecuado de La Laguna. Una ciudad como esta debe adaptarse a los tiempos, respetando sus edificios históricos, porque, de lo contrario, sería convertida en una ruina”, ha declarado el concejal. En este punto, ha agregado que ya está “muy avanzado” el estudio encargado para actualizar el catálogo del PGO, incluyendo un conjunto de edificios que tienen valor arquitectónico y que no están protegidos hasta la fecha, de la misma forma que ya se está tramitando en la modificación del catálogo del PEP.

El Ayuntamiento de La Laguna, a través de la Concejalía de Patrimonio Histórico, ha lanzado una web a través de la que dará a conocer su preciado bien inscrito desde 1999 en la lista de Patrimonio Mundial de la Unesco, el sitio cultural de San Cristóbal de La Laguna. Además, se incluyen los bienes más emblemáticos de la ciudad a través de diversas herramientas que facilitan la accesibilidad.

La edil responsable del área, Elvira Jorge, ha sido la encargada de presentar esta mañana esta página “de acceso rápido, directo y que será actualizada de forma constante, ya que queremos que la ciudadanía participe también en su desarrollo con la finalidad de conseguir un recurso lo más atractivo, útil, colaborativo e inclusivo posible”.

“La diversidad funcional no puede ser nunca un obstáculo ni para conocer ni para disfrutar del Patrimonio Mundial de la UNESCO que poseemos”, de ahí que ya se hayan insertado vídeos explicativos con lengua de signos, audios y otros elementos que facilitan la accesibilidad y la comprensión de la información, “como con la posibilidad de incrementar el tamaño de letra de los textos y cambios de contraste”, ha explicado Elvira Jorge.

Por otro lado, ha anunciado que en la actualidad se está trabajando en la creación de nuevo contenido, como es el caso de las rutas virtuales, para que este medio online “sea más atractivo y ayude a captar a nuevos visitantes. La necesidad de ofrecer este tipo de materiales es una de las lecciones que nos ha dado la actual crisis sanitaria, pero además facilitan que todos los colectivos puedan disfrutar de la riqueza de La Laguna”, ha puntualizado.

Entre las características del sitio web (www.lalagunapatrimoniomundial.com), la concejala ha explicado que incluye datos sobre los bienes de interés cultural y las últimas novedades relacionadas con la Concejalía, así como los eventos a celebrar. Todo esto estará en dos idiomas (español e inglés) y el formato audiovisual y las fotografías jugarán un papel fundamental. “Su estructura es clara, fácil de usar y es accesible para cualquier dispositivo, lo que la convierte en una página dinámica que se irá haciendo día a día”, ha incidido. En este sentido, Elvira Jorge ha señalado que, a través del correo electrónico webpatrimoniomundial@lalaguna.es la ciudadanía podrá realizar sus aportaciones.

La edil ha recordado que la puesta en marcha de la web se enmarca en la celebración del 20 aniversario de la declaración de la ciudad como Patrimonio Mundial de la UNESCO. “Durante todos estos años, San Cristóbal de La Laguna no ha contado con una página específica en la que se resalte y ponga lo suficientemente en valor este bien Patrimonio de la Humanidad y a través de la que dé a conocer la importancia que supone su inscripción, algo fundamental para divulgarlos y ayudar a preservarlos y a transmitirlos entre las generaciones futuras”, ha resaltado.

Elvira Jorge ha indicado que, precisamente para llegar a la población más joven, la Concejalía también ha creado perfiles en las redes sociales Facebook, Instagram y Twitter, lo que “facilita tanto la comunicación con la población y con posibles visitantes, además  del acercamiento con esos segmentos de menor edad”, ha concluido.

 

 

La Casa de los Capitanes acoge desde este lunes una muestra sobre la evolución de la vestimenta típica de la Isla. El alcalde de La Laguna, Luis Yeray Gutiérrez, y la concejala de Patrimonio Histórico, Elvira Jorge, han acudido esta mañana a su inauguración acompañados por la directora de Desarrollo Socioeconómico del Cabildo, Ermitas Moreira, y diferentes miembros del Consejo Sectorial de la Indumentaria Tradicional de Tenerife, órgano que se encarga de impulsar las tradiciones textiles y artesanas del territorio insular. Entre sus representantes, se encontraban los tres comisarios: Juan de la Cruz, Luis Dávila y Dulce Rodríguez de la Rosa.

Un total de 19 trajes, tanto de hombre como de mujer, permanecerán en la Sala de Exposiciones hasta el próximo día 31 de julio. El horario para visitarla es de 10:00 a 13:00 y de 17:00 a 19:00 horas, de lunes a viernes, y de 10:00 a 14:00, los sábados.

Luis Yeray Gutiérrez ha destacado “la importancia de poner en valor y de difundir nuestro patrimonio inmaterial para su conservación, siempre desde el respeto a nuestras tradiciones fomentando el buen uso de la vestimenta típica y ayudando a su correcta preservación. Este es el principal objetivo de la muestra, con un importante carácter didáctico gracias a la labor que realiza el Consejo Sectorial”, ha puntualizado.

En la misma línea, Elvira Jorge ha resaltado que uno de los cometidos de la Concejalía es “divulgar y salvaguardar el rico legado que recibimos de nuestros ancestros”. Para ello, ha recordado que se ha institucionalizado esta exposición, que este año cumple ya su quinta edición. “Tenemos el deber ineludible de transmitir e inculcar a las nuevas generaciones otra de nuestras señas de identidad más preciadas, nuestra vestimenta”, ha subrayado la edil.

La muestra Prendas, trajes y tipismo -en la que participan Ayuntamiento, Cabildo y el Consejo Sectorial- enseña cada una de las distintas épocas por las que ha pasado la indumentaria tradicional y remarca la manera correcta y fiel de vestir tal y como lo hacían los antepasados isleños. Juan de la Cruz, uno de los comisarios y miembro de ese órgano compuesto por expertos en la materia, ha sido el encargado de explicar sus características durante la inauguración.

Según ha detallado, está compuesta por prendas masculinas y femeninas de distintas denominaciones acompañadas por la historia textil que las ha condicionado durante el siglo XIX. “La gente tiene realmente interés en vestirse con trajes típicos y la finalidad de esta iniciativa es que salgan informadas sobre cómo hacerlo”, ha agregado De la Cruz.

 

La Gerencia de Urbanismo de La Laguna ha iniciado el proceso de ampliación del actual catálogo de edificaciones protegidas del Plan Especial de Protección del Conjunto Histórico, que en la práctica garantiza la conservación de 73 casas terreras del Casco. La medida ha sido dada a conocer este martes en rueda de prensa por el alcalde de La Laguna, Luis Yeray Gutiérrez; el concejal de Ordenación del Territorio, Santiago Pérez; el primer teniente de alcalde, Rubens Ascanio; y la jefa del Servicio de Gestión del Casco Histórico, Beatriz Simón.

“Desde el comienzo de nuestro mandato, este grupo de Gobierno ha tenido como una de sus prioridades salvaguardar el patrimonio histórico de nuestro municipio”, ha indicado el alcalde. “Este expediente supone toda una declaración de principios de lo que queremos para La Laguna: una ciudad que combina la modernidad y el desarrollo económico y social, con la defensa de su patrimonio y la conservación de un conjunto que tiene la consideración de Patrimonio Mundial por la Unesco”, ha añadido Luis Yeray Gutiérrez, quien ha agradecido el trabajo realizado por todo el equipo de la Gerencia de Urbanismo.

Santiago Pérez ha informado de que los inmuebles que pasarán a estar protegidos “son casas terreras que representan la arquitectura histórica de nuestra ciudad, siendo una muestra imprescindible de la cultura popular”. Para justificar esta modificación menor del Plan, se ha realizado un estudio previo “con gran nivel de solidez y fruto del esfuerzo de los servicios técnicos y jurídicos de la Gerencia”, ha precisado.

Al mismo tiempo ha señalado que el proceso “implica la suspensión de las licencias urbanísticas que se pudieran solicitar en relación a obras o actuaciones” que excedan de las actuaciones de conservación y mantenimiento, como medida cautelar hasta que se elaboren los borradores de las fichas correspondientes a cada uno de los inmuebles. “Además”, ha asegurado, “implica que a partir de este momento los propietarios ya no tienen la opción de demoler esos inmuebles en el caso de que presenten un estado de deterioro o ruina; tan solo cabe la opción de rehabilitar”.

En este sentido, el concejal de Ordenación del Territorio ha subrayado la importancia de encontrar “un equilibrio entre lo que hay que proteger y lo que debe ser adaptado a las circunstancias de la vida actual -bien sea para viviendas, actividades comerciales, etcétera- porque edificio que no se rehabilita, edificio que a la larga acaba en el suelo.  Flaco favor le hacemos a nuestro patrimonio si no encontramos en cada caso ese punto de equilibrio”, ha advertido.

Por su parte, Beatriz Simón ha explicado que los trámites para ampliar el actual catálogo de edificaciones protegidas del Plan Especial de Protección del Conjunto Histórico obedecen a tres criterios de actuación: aquellos inmuebles que, respondiendo a la tipología de casa terrera tradicional y estando en el ámbito del Conjunto Histórico, no fueron expresamente catalogadas pese a presentar valores patrimoniales de interés; los inmuebles que se encuentran en la calle Marqués de Celada como una de las vías de entrada tradicional a la ciudad histórica y que presentan valores patrimoniales de suficiente interés; y aquellos inmuebles identificados en su día en el documento remitido a la Unesco para la inclusión de la ciudad histórica en la lista de Patrimonio Mundial y que, no siendo finalmente protegidos por el Plan Especial de Protección, aún existen y conservan valores patrimoniales.

El concejal y consejero director de la Gerencia de Urbanismo, Santiago Pérez, ha ordenado la incoación de un procedimiento de modificación menor del planeamiento para catalogar la ermita de San Juan Bautista en Bajamar, con la correspondiente suspensión de licencias de demolición y obras que pudieran implicar cualquier alteración que vaya en detrimento de su valor patrimonial.

Santiago Pérez recuerda que la ermita está en estado de ruina y requiere una inmediata rehabilitación, pero “es una señal de la identidad cultural del pueblo de Bajamar y un bien de indiscutible valor histórico. Por eso hemos iniciado de inmediato un expediente para salvaguardarla”.

El Boletín Oficial de Canarias (BOC) publicó el 26 de marzo de 2020 la Orden de la Consejera de Educación del Gobierno canario por la que se declara la caducidad de diversos expedientes de bien de interés cultural entre los que se encuentra la mencionada ermita.

La Consejería decidió caducar los expedientes de bien de interés cultural debido al transcurso del plazo máximo de doce meses desde su incoación sin haber concluido el expediente, y ahora los procedimientos caducados no podrán volver a incoarse hasta dentro de 2 años.

Entre los inmuebles del municipio afectados están el Palacio de Salazar, el Santuario del Santísimo Cristo, la ermita de San Juan Bautista en Bajamar, la imagen del Santísimo Cristo de La Laguna, la casa natal del Beato Padre Anchieta, el Monasterio de Santa Clara, y el ex convento de San Agustín.

A pesar de ello, todos menos uno mantienen algún tipo de protección, dado que se encuentran en el ámbito del Plan Especial de Protección del Conjunto Histórico de La Laguna, estando los inmuebles además catalogados individualmente.

Sin embargo, la ermita de San Juan Bautista se encuentra en Bajamar, zona ordenada por el vigente Plan General de Ordenación (PGO) como suelo clasificado urbano consolidado (dotación sociocultural en edificación cerrada con una planta de altura máxima) y el resto de la parcela está afectada a espacio libre área peatonal pero no se encuentra incluida en el catálogo de protección del mismo.

Debido a esto, ha decaído el régimen singular de protección y tutela que conforme a la Ley de Patrimonio Cultural de Canarias tienen los bienes declarados de interés cultural, y que se aplica de forma transitoria a aquellos bienes para los que se ha iniciado el procedimiento de la declaración de bien de interés cultural.

Ermita de San Juan en Bajamar
Ermita de San Juan en Bajamar

Santiago Pérez señala que “en la zona hay una gran devoción sanjuanera, con elementos de religiosidad cristiana pero también muchos elementos sincréticos que provienen de la religiosidad antigua aborigen precristiana”.

Así es que sin perjuicio de que la administración autonómica pueda volver a incoar los procedimientos caducados parece necesario iniciar uno propio por el Ayuntamiento para incluir en el actual catálogo de patrimonio del PGO vigente este inmueble de la ermita de San Juan Bautista, sin esperar tampoco a la culminación del nuevo que tendrá que someterse a procedimiento ambiental.

Y dado que en los casos de modificación menor se puede prescindir de los trámites de consulta pública previa y de avance, y que en este caso se trata de un único inmueble que ya tuvo iniciado un procedimiento autonómico de declaración de bien de interés cultural en tramitación durante años, siendo esto de público conocimiento, se considera innecesario realizar ese trámite no obligatorio de consulta previa, estimándose suficiente el propio trámite de información pública que deberá realizarse durante la tramitación de la modificación menor para salvaguardar la transparencia, el acceso a la información y la participación ciudadana en este procedimiento.

Supongo que es aceptable, como punto de partida de estas reflexiones, que la protección del Patrimonio Histórico necesita que los bienes inmuebles  –protegidos singularmente o formando un conjunto– no acaben en estado de ruina.

Será, entiendo, también admisible la idea de que la protección efectiva de un centro histórico requiere mantenerlo como ciudad viva, lo cual implica que siga siendo un lugar para vivir y no acabe convertido en un museo o en un mero centro comercial al aire libre.

Si ambas premisas fueran razonables, una de sus primeras consecuencias es que deben identificarse los valores que deben ser protegidos y tratar de alcanzar un equilibrio entre esa protección y la adaptación de los inmuebles singulares y de los conjuntos históricos a las exigencias de  propias de las actividades residenciales, comerciales y de servicios propias de la vida actual.

Ese equilibrio no obedece a una fórmula matemática,  sino que debe tener como marco -en una sociedad organizada con arreglo a los principios del Estado de Derecho- las normas jurídicas que regulan el Patrimonio Histórico y Cultural y, además, en el caso de los conjuntos históricos, sus Planes Especiales de Protección.

Estas normas deben ser aprobadas y, en su caso, revisadas, siguiendo los procedimientos establecidos legalmente. Y será preferentemente durante los procedimientos de aprobación y revisión cuando resultará imprescindible atender los criterios de los especialistas y tomar en cuenta  las demandas y aportaciones de la ciudadanía.

También habrá que estar muy pendientes de todas esas aportaciones en el momento de aplicar y gestionar  las normas y planes vigentes; pero con un límite: el que marcan las reglas del Estado de Derecho y, muy principalmente, el principio de seguridad jurídica.

La Administración Pública debe actuar, por mandato constitucional expreso,  con pleno sometimiento a la legalidad. Una legalidad que le prohíbe tajantemente incluso la derogación singular  de los reglamentos, en este caso el Plan Especial de Protección, no aplicándolos a un caso concreto.

Si la Administración desbordara ese límite puede estar invadiendo los derechos individuales. Lo que tendrá como consecuencias no sólo la exigencia de responsabilidades jurídicas, que pueden ser incluso de carácter penal, sino la gestación de un clima de inseguridad para los agentes económicos, grandes y chicos, y un retraimiento de las inversiones de todo tipo que son imprescindibles para conservar a largo plazo esos bienes y conjuntos urbanos protegidos. A menos que alguien esté convencido (en mi opinión, sin mucho fundamento) de que lo que hay que hacer es cargar a los presupuestos públicos la adquisición y mantenimiento de los edificios y la ciudad histórica.

El poder legislativo y la Administración Pública, que en el caso de España son muchos poderes legislativos y muchas más Administraciones Públicas, pueden cambiar las normas, siguiendo siempre los procedimientos previamente establecidos. Pero, al hacerlo, deben tener también muy en cuenta que pueden verse afectados derechos individuales consolidados al amparo de la normativa que se modifica, lo que dará lugar a reclamaciones patrimoniales  de muy diversa naturaleza y cuantía. Y en algunos casos los poderes públicos deberán utilizar hasta la expropiación forzosa y pagar el justiprecio de los derechos sacrificados por una nueva definición del interés general.

Por eso sostengo  (para mí) las siguientes afirmaciones:

En esto de la conservación del patrimonio (como en cualquier aspecto de una sociedad organizada a través de un sistema de gobierno tan rico y complejo como el Estado autonómico) no pueden separarse poder y responsabilidad. Es decir, que quien tome las decisiones debe acarrear con las consecuencias jurídicas y económicas de esas decisiones. Porque, de lo contrario, se establecerá la irresponsabilidad tan característica de quien dispara con pólvora ajena.

El criterio de los especialistas  es muy respetado y debe ser tomado en cuenta, pero no hasta el punto de sustituir el Estado de Derecho por una especie de despotismo ilustrado, una subespecie del modelo platónico del rey/sabio, al fin y al cabo una modalidad de dictadura entre tantas otras.

Y refiriéndome expresamente a La Laguna, que ha estado en todo momento presente en todas estas reflexiones, como concejal de urbanismo y en lo que me corresponda de la ordenación y gestión del Centro Histórico, voy a seguir acatando toda la legislación sobre el patrimonio cultural vigente porque creo en el Estado democrático de Derecho. Incluso las normas que están dando cobertura a una tutela sobre el Ayuntamiento de La Laguna y la gestión del Centro Histórico   que son –en mi opinión– incompatibles con la autonomía de las entidades locales constitucionalmente garantizada: que consiste primordialmente en representar y gestionar los intereses municipales en el marco de la Ley y bajo la propia responsabilidad. Y, por cierto, sin soportar tutelas basadas en la discrecionalidad o en criterios de oportunidad impuestos por representantes políticos o por élites funcionariales de la Administración insular.

E igualmente propondré el cambio del Plan Especial de Protección vigente en  lo que deba ser mejorado, valorando el alcance y las consecuencias –todas, especialmente las que tengan que ver con el dinero de los contribuyentes y la certeza de las actividades económicas–   e intentando guiarme por la tradición anglosajona (modesta, evolutiva y pragmática) y no por la tradición arbitrista tan hispana de ponerlo todo patas arriba, formulando grandes diseños de laboratorio legislativo que, tantas veces, no han llevado a ningún sitio.

Santiago Pérez, La Laguna, marzo de 2020.

Responde así al profesor Álvaro Santana, quien ha criticado la “grave situación” y la “mutilación” que, en su opinión, sufre el patrimonio histórico de la ciudad.

El concejal de Ordenación del Territorio del Ayuntamiento de La Laguna, Santiago Pérez, ha considerado “falso” que se estén perdiendo casas terreras en el casco y ha advertido de que no tolerará que se ponga en juego la seguridad jurídica “por el despotismo ilustrado de arquitectos e historiadores”.

Santiago Pérez ha realizado esta consideración en declaraciones a EFE después de que el profesor de Sociología del Whitman College Álvaro Santana haya criticado la grave situación “y mutilación” que en su opinión sufre el patrimonio histórico de La Laguna. Lee el resto de la noticia pinchando AQUÍ

Se aprueban los presupuesto de La Laguna para 2020, que ascienden a 171 millones de euros y prioriza las políticas sociales.

El presupuesto consolidado del Ayuntamiento de La Laguna para el ejercicio 2020 asciende a 171.649.624 euros, una cifra que engloba las cuentas tanto de la corporación municipal como de los Organismos Autónomos de Deportes, Actividades Musicales, la Gerencia de Urbanismo y Muvisa. Esta cantidad supone un incremento del  5,66 % con respecto al año 2018.

El alcalde de La Laguna, Luis Yeray Gutiérrez, ha presentado hoy el documento de presupuestos que será llevado a pleno para su aprobación el próximo viernes, junto al concejal de Hacienda y Asuntos Económicos, Alejandro Marrero, y de los concejales Rubens Ascanio y Santiago Pérez, en representación de las fuerzas políticas que conforman el grupo de gobierno. El documento contempla deuda pública cero y adquiere el compromiso de no incrementar ni los impuestos ni las tasas municipales durante el ejercicio 2020.

“Estamos ante uno de los presupuestos sociales más importantes en la historia de este municipio”, ha asegurado el alcalde, quien ha indicado que el documento “nace del consenso, del trabajo bien hecho, para encauzar las políticas de izquierdas que queremos llevar a cabo”. El alcalde ha recordado que el gobierno municipal ha estado condicionado por unas cuentas prorrogadas desde el año 2018 y que “era necesario contar con nuestro propio presupuesto para empezar a trabajar en nuestra idea y proyecto de municipio”.

Luis Yeray Gutiérrez ha detallado que una parte importante de las cuentas municipales se destina al capítulo I, de gastos de personal, “uno de los talones de Aquiles que debíamos de solventar, para reforzar la plantilla de forma que permita sacar adelante los proyectos previstos”. Esta partida se ha incrementado en un 12,45 % (casi 7 millones de euros), con el objetivo de dar cobertura a los puestos de trabajo que figuraban en la RPT y no contaban con dotación presupuestaria (34 plazas para el Ayuntamiento, además de las correspondientes a los Organismos Autónomos) y los incrementos retributivos del personal para los años 2018 y 2019, que se venían financiando con el Fondo de Contingencias.

El concejal Alejandro Marrero ha insistido en la idea de que el presupuesto del Ayuntamiento de La Laguna para el ejercicio 2020 concede una atención prioritaria a los Servicios Sociales. “Este grupo de gobierno apuesta de manera importante por el bienestar y la calidad de vida de los vecinos y vecinas, de ahí que hayamos aumentado el presupuesto en este apartado en casi 2 millones de euros, lo que supone más de un 12% de incremento con respecto a 2018”, ha explicado. Los recursos destinados a políticas de atención social, el apoyo a colectivos del tercer sector o las ayudas de emergencia experimentan un incremento significativo. Esta apuesta permitirá consolidar proyectos asistenciales para mayores y el desarrollo de documentos estratégicos como el Plan de Infancia y el Plan de Discapacidad.

En el apartado de Vivienda, un incremento presupuestario de casi 3,5 millones de euros permitirá activar procesos de renovación, rehabilitación y regeneración urbana y dar un impulso al Plan General de Ordenación. Significativamente, por primera vez se incluye una dotación económica para el área de Igualdad, que con 309.000 euros, “será de las mayores de las administraciones públicas del Archipiélago”, según el concejal.

El refuerzo presupuestario de más de 2 millones de euros en el área de Servicios Municipales tiene como objetivo mejorar el mantenimiento de los espacios públicos, con la ampliación y eficacia de los servicios de limpieza, alumbrado, parques y jardines y recogida de residuos. Una política que se ve complementada con mayores aportaciones para el área de Obras e Infraestructuras. En este apartado tienen cabida los más de 2,5 millones de euros para la mejora del estado de las calles y carreteras o los más de 500.000 euros para dar solución a los puntos negros en la red de saneamiento y pluviales del municipio. Se han dotado económicamente en torno a 53 proyectos en obras e infraestructuras.

Otro pilar básico del gobierno municipal es situar a La Laguna ante los grandes retos de adaptación al cambio climático. Por ello, el área de Medio Ambiente experimenta la mayor subida porcentual de todo el presupuesto. Entre otras medidas, se impulsará el proceso participativo del proyecto ‘La Laguna: municipio en Transición’, del cual saldrá la hoja de ruta de políticas transversales para hacer frente a la crisis climática. El refuerzo del área de Bienestar Animal apuesta por convertir a La Laguna en ciudad amiga de los animales. Y en el ámbito de la Movilidad Sostenible, con un incremento del 250%, el objetivo es una mejora sustancial del transporte público, incluyendo la elaboración de un Plan de Movilidad Urbana Sostenible que establezca formas de desplazamiento más respetuosas con el medio ambiente.  Además, por primera vez, el Ayuntamiento contará con un técnico de Titsa para analizar la calidad del servicio y atender las sugerencias de la ciudadanía.

San Cristóbal de La Laguna ha celebrado este miércoles, 4 de diciembre, el 20 aniversario de la declaración de Ciudad Patrimonio Mundial Unesco, con un acto institucional en el Salón de Plenos del Ayuntamiento.

El alcalde de La Laguna, Luis Yeray Gutiérrez, el presidente del Cabildo de Tenerife, Pedro Martín, y la concejala de Patrimonio, Elvira Jorge, presidieron el acto en el que se descubrió una placa conmemorativa donada por el Grupo de Ciudades Patrimonio de la Humanidad.

En su intervención, el alcalde ha asegurado que el reconocimiento de la Unesco supuso “un logro colectivo para una ciudad que supo crecer sin renunciar a la esencia de sus orígenes. Generaciones enteras de laguneros y laguneras han sabido armonizar el respeto y protección de nuestro entorno con la pujanza económica y el desarrollo social y cultural. Ese es uno de los principales distintivos de nuestra ciudad. Por eso celebramos un título que es al mismo tiempo reconocimiento y compromiso, éxito y oportunidad. La Laguna es Patrimonio Mundial y esa es una condición que debemos lucir con orgullo y por la que hoy nos felicitamos”, ha manifestado el alcalde, subrayando que “el patrimonio es un organismo vivo que debemos recuperar, proteger y habitar”.

Tanto el cronista oficial de La Laguna, Eliseo Izquierdo, como el presidente del Cabildo de Tenerife y la concejala de Patrimonio ensalzaron en sus intervenciones el legado monumental de la ciudad, el revulsivo que supuso la declaración de la Unesco, y la necesidad de garantizar la conservación y uso del patrocinio histórico. El acto concluyó con una actuación musical y el disparo de salvas.

ACTIVAR PARA SUBTÍTULOS

Presentación de la Maqueta tiflológica sobre las Casas Consistoriales de San Cristóbal de La Laguna, coincidiendo con El Día Internacional de las Personas con Discapacidad.