Los desalojos de las 77 viviendas de la urbanización de Las Chumberas decretados por la Gerencia Municipal de Urbanismo hace dos meses tendrán lugar durante los primeros días del mes de octubre. Se trata de las casas que integran la primera fase de las obras de la actuación singular de reposición y reurbanización de esta zona del municipio que aún se encuentran habitadas. Debido al importante estado de deterioro que presentan tanto las viviendas como los edificios en general, la Gerencia encomendó a la Sociedad Municipal de Viviendas y Servicios de La Laguna (Muvisa) las tareas de desalojo y los trabajos cautelares para garantizar la seguridad de los vecinos y de los inmuebles.

Por todo ello, recientemente se ha publicado en la página web de Muvisa el procedimiento de licitación para la ejecución de medidas cautelares de apuntalamientos y tapiado de las viviendas de estos 27 bloques afectados y que se producirán después de que se lleven a cabo los desalojos programados. Estos trabajos se encuentran incluidos en la actuación singular de reposición y reurbanización de Las Chumberas y su tramitación ha sido urgente. El consejero delegado de Muvisa, Juan Ignacio Viciana, destacó en este sentido la grave situación en la que se encuentran algunas de las viviendas que serán desalojadas, lo que hace necesario agilizar los trámites de contratación.

De este modo, el contrato para la ejecución de estos trabajos cuenta con un presupuesto de 114.460 euros y un plazo máximo de ejecución de seis meses. Las empresas interesadas en participar en este proceso podrán presentar su propuesta y la documentación necesaria hasta el próximo 16 de septiembre, a las 14:30 horas. Los interesados deberán presentar la información en la sede de Muvisa, en la plaza de la Junta Suprema de La Laguna.

El consejero delegado de Muvisa explicó que “desalojar las viviendas en mal estado no era suficiente” y por eso se ha hecho necesario sacar a concurso los trabajos de apuntalamiento y tapiado de los inmuebles, mientras se espera por el inicio de las obras de derrumbe y construcción de los nuevos edificios. A pesar de que Muvisa se ha marcado como límite los primeros días de octubre, Viciana reconoció que “estamos teniendo problemas para contactar con algunos propietarios cuyos inmuebles habrá que desalojar”. En estos casos, las notificaciones se realizarán a través de los boletines oficiales para agilizar los trámites e iniciar las medidas cautelares cuanto antes.

Por otro lado, la empresa Intemac finalizó recientemente las inspecciones encargadas por Muvisa de otros 17 bloques de la urbanización con 194 viviendas que forman parte de la segunda fase de la actuación singular. Estos trabajos dieron comienzo el pasado día 5 y finalizaron recientemente, aunque Muvisa aún espera por el resultado de los informes.

Los 17 bloques de esta segunda fase cuentan con 278 viviendas pero tan solo se analizaron 194. A través de estos estudios, Intemac pretende determinar en qué viviendas es necesario llevar a cabo medidas cautelares para garantizar la seguridad de los vecinos o, en el caso de que llegue a ser necesario, en cuáles se recomienda el desalojo. No obstante, el consejero delegado de Muvisa avanzó que muy probablemente algunas de estas viviendas tendrán que ser apuntaladas.

Fuente El Día