La empresa municipal compró una casona en Tabares de Cala para especular con las viviendas, pero no ha logrado vender ni una; nueve años después, se siguen arreglando chapuzas en ellas.

Puedes leer en Diario de Avisos.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

doce + uno =