Entradas

Santiago Pérez García asegura que el fenómeno migratorio es “fácil de manipular” y critica la descontextualización que se realiza en torno al mismo.

🎤Son declaraciones al programa “La Mañana en Canarias”, de la Cadena COPE

👍Santiago Pérez: “antes de que se abrieran los centros de Las Raíces y Las Canteras, ya estaba Coalición Canaria, repartiendo un panfleto con algunos párrafos claramente xenófobos, los podría firmar claramente Vox”

“Los dirigentes de Coalición Canaria tratan de impedir que se les sigan escapando votos por la ultraderecha”

Oramas pasó de decir había que evitar la xenofobia a pedir que se utilizara a la Armada para evitar la llegada de cayucos a Canarias

Avante La Laguna estudia la posibilidad de reprobar en el Pleno a los ex alcaldes del municipio, Fernando Clavijo y José Alberto Díaz; y al ex presidente del Cabildo de Tenerife, Carlos Alonso, por sus posicionamientos xenófobos y racistas ante la llegada de migrantes a Canarias como punto de paso en su camino hacia Europa.

“Los dirigentes de Coalición Canaria (CC) se han subido a la ola de la desinformación, el racismo y la xenofobia en su carrera por impedir que se les sigan escapando votos por la ultraderecha”, señalan desde Avante.

Así, están elevando progresivamente el tono de sus declaraciones y hemos tenido que escuchar a Carlos Alonso exclamando en un Pleno del Cabildo que “aquí no somos negros, somos españoles”. Y a pesar de tener la ocasión para matizarlo ha vuelto a reiterar: “Sí, me refiero que no deben de tratarnos como si fuéramos diferentes. Somos personas normales de parte del Estado español”.

Por su parte, Fernando Clavijo dijo en el Senado de que “Canarias se puede convertir en un problema, un tsunami de pobreza y exclusión social que puede transformar la vida de 2.200.000 personas. Hay familias canarias que dentro de pocos meses van a pedir, con toda la razón del mundo, que las pongan a vivir en un hotel y les den alojamiento y comida”.

Como si ellos no hubieran gobernado nunca y no tuvieran responsabilidad alguna sobre la situación socioeconómica actual de Canarias.

En esa misma intervención se refirió al año 2006, época en que las Islas vivieron otro repunte del fenómeno migratorio, señalando que el Gobierno del Estado se comportaba de otra manera.
Lo que no dice Clavijo es que en 2006 Ana Oramas pasó de decir en mayo que había que “evitar la xenofobia y apoyar al Gobierno central”, a solicitar en octubre de ese mismo año que se utilizara a la Armada para impedir la llegada de cayucos a Canarias.

Ni habla de la manifestación contra la inmigración organizada por cargos de CC en el Ayuntamiento de Santa Cruz, con el apoyo del periódico El Día, que en un editorial dominical animó claramente a participar en ella, llegando a decir que “la inmigración irregular, según los estudios, conduce a condiciones sociales peligrosas”.

Algo parecido ha hecho José Alberto Díaz en un vídeo, mezclando datos para intentar vincular inmigración e inseguridad, dando a entender que los inmigrantes conflictivos van a ser expulsados de los centros de acogida y “lo que nos vamos a encontrar es con un montón de inmigrantes expulsados de esos centros en nuestras calles de La Laguna”.

Sin embargo, y lejos de los vaticinios del ex alcalde, la Delegación del Gobierno en Canarias explicó con datos que la llegada de personas a las Islas en cayucos y pateras no ha provocado un repunte de la criminalidad. Durante el último cuatrimestre de 2020 las infracciones penales cayeron un 6%, y en diciembre la reducción de las infracciones penales fue de un 16,8% en nuestra provincia.

Díaz señaló además en una carta dirigida a la ciudadanía que “exigiremos el trato preferente a los vecinos y vecinas laguneros en políticas sociales. No podemos permitir que haya gente que pueda quedarse en la calle y que les digan que no hay recursos alojativos o para cubrir sus necesidades y nos encontremos con un trato diferente respecto a los inmigrantes”.

Coalición Canaria siempre hace lo mismo cuando se produce una intensificación del fenómeno migratorio trata de aparentar que defiende los derechos humanos pero acaba totalmente embarcada en actitudes xenófobas, de la mano de personas como Onalia Bueno y sus actitudes deplorables.

Desde Avante La Laguna se recuerda finalmente que los canarios también fuimos migrantes, se reivindica el papel de nuestro municipio como lugar de acogida y se condena “este tipo de manifestaciones que solo buscan el populismo y congraciarse con una parte del electorado ultraderechista que temen perder con destino a Vox”.

“La solución es ayudarlos a seguir su camino, organizar la migración para que no siga muriendo gente en la mar, destinar los recursos necesarios y que haya solidaridad real y efectiva en la acogida”

Condenamos a los políticos demagogos que aprovechan este caldo de cultivo para impulsar un estallido social con el que arañar un par de votos

Avante La Laguna considera un despropósito la política migratoria del Gobierno de España y de la Unión Europea, que además de fracasar pretende convertir a las Islas en un lugar de encierro para personas que se juegan la vida buscando una esperanza de futuro.

Los hechos saltan a la vista: la inhumana situación de acogida y el empeño en mantenerlos en el limbo exigen que pare ya el hacinamiento de estas personas en macrocentros que no reúnen las condiciones de habitabilidad mínimas para seres humanos.

“Ni el lugar es el adecuado, ni la solución es encerrarlos”, denuncian desde Avante, añadiendo que “la solución es ayudarlos a seguir su camino, organizar la migración para que no siga muriendo gente en la mar, destinar los recursos necesarios y que haya solidaridad real y efectiva en la acogida”.

No podemos seguir vulnerando sus derechos humanos: No se detecta la edad, como indica la ley para no ubicar a menores en campamentos junto a los adultos; carecen de intérpretes que puedan explicarles cuál es la situación, o se les obstaculiza el derecho a un abogado que pueda orientarlos sobre las vías a seguir para tramitar sus papeles (en algunos casos se pasan los plazos para la realización de estos trámites quedando en la lista de los que obligatoriamente serán expulsados o devueltos).

Además, la ONG que se hace cargo de ellos carece de los recursos indispensables de personal de acompañamiento especializado que garantice una comunicación con estas personas y sin embargo se prohíbe la ayuda que está ofreciendo la ciudadanía de voluntariado y recursos materiales.

Lo más lógico con este escenario es que se genere inseguridad entre este colectivo, algo que aprovechan de forma carroñera algunos grupos políticos y medios de comunicación para generar en la opinión pública racismo y xenofobia.

El Gobierno de Canarias debe hacer presión para desbloquear el tránsito de las personas migrantes hasta otros puntos del Estado y de Europa, donde tienen familiares que los acogerán; y coordinar a todos los Ayuntamientos para organizar un servicio de acogida digna. Si no, serán cómplices de este caldo de cultivo ideal para políticos demagogos a los que poco importa provocar un estallido social con tal de arañar un par de votos.