Entradas

Primer encuentro de trabajo del proyecto participativo para el Estudio Diagnóstico para el fomento de la Soberanía Alimentaria, la Educación Ambiental y la Sostenibilidad del Territorio en La Laguna dentro del marco del Pacto Intervegas, estrategia 2015-2031, al que está adherido el municipio de La Laguna.

Tenemos como objetivo,  desarrollar un proceso ciudadano participativo para analizar la situación de partida del municipio en relación a su sistema agroalimentario y de esta manera contribuir al desarrollo de una estrategia municipal para avanzar hacia una mayor sostenibilidad del territorio y soberanía alimentaria.

Para ello queremos:

  1. Dar a conocer la Estrategia municipal implicando en la misma tanto a los diferentes actores sociales como a la ciudadanía.
  2. Analizar por sectores, ámbitos de interés y territorios la situación percibida en relación a nuestro actual sistema agroalimentario, delimitando tanto problemas focales como factores positivos.
  3. Definir líneas estratégicas de actuación para un futuro plan de acción municipal.

Este proyecto está inspirado en los seis pilares de la soberanía alimentaria propuestos por el movimiento internacional de organizaciones campesinas reunido en el Foro Internacional de Nyéléni para la Soberanía Alimentaria en el año 2007 (Selingue, Mali), y que se tradujo en la conocida declaración de Nyéléni. En este sentido, los objetivos y la metodología del proceso de diagnóstico están orientados a producir un análisis de la realidad local a partir de un problema que es de alcance global: “la Soberanía Alimentaria ha surgido desde las organizaciones campesinas a nivel transnacional como una propuesta para que la humanidad vuelva a pensar sobre cómo organizamos la producción, la distribución y el comercio alimentario y agrario; cómo hacemos uso de la tierra y de los recursos acuícolas; y cómo interactuamos, intercambiamos y nos organizamos con los demás” Coordinación Europea Vía Campesina, 2018.

Los temas de análisis, basados en los principios de soberanía alimentaria, serán los siguientes:

  • Acceso a los recursos
  • Modelos de producción
  • Transformación y comercialización
  • Consumo alimentario
  • Políticas públicas
  • Condiciones sociales y de trabajo.

El diagnóstico será realizado por un equipo multidisciplinar especialista en áreas como la planificación estratégica, la facilitación de procesos participativos, la gestión del patrimonio cultural y el diseño gráfico.

En definitiva, esto supone: conocer quién, qué, cuándo y cómo se produce lo que comemos. Si queremos aumentar nuestro grado de autoabastecimiento, disminuir las emisiones de gases efecto invernadero y mitigar en el tiempo las consecuencias del calentamiento global debemos garantizar la soberanía alimentaria, dignificar el trabajo en el campo y hacerlo atractivo, fomentar la economía circular y la producción y consumo de alimentos sostenibles, tanto desde el punto de vista de la salud humana como del planeta.